Relato Erótico: Viaje en el tren

en-el-trenCogí el tren de las 8:30 de la mañana hacia Alicante para poder pasar el fin de semana con mis amigos y mi familia.

Al entrar al vagón busque mi sitio y vi que me tocaba compartir viaje con una señora de unos 50 años bastante bien conservada y con mucha clase. Llevaba un vestido de licra negro de una sola pieza que le llegaba justo por encima de las rodillas y con un generoso escote. Sigue leyendo

Diario de la Doctora Miss Love: Adicta Al Sexo

Adicta al Sexo¿Te acuerdas que una vez te comenté de mi amiga que no quiere hablar de sexo de ninguna forma? Pues hoy en mi trabajo apareció una mujer que es todo lo contrario a ella. De hecho, nada más abrir la puerta de mi despacho ya me hizo recelar de ella porque entró muy altanera y prepotente, decidiendo dónde iba a sentarse y lo que íbamos a hablar, organizó, en solo cinco minutos, toda la sesión, y ni siquiera me dejó pronunciar un buenos días.

Ante situaciones así solo hay una cosa que puedo hacer, y que hice. Irme. En serio, me levanté de mi despacho, le di mi libreta y pluma y le dije, muy amablemente, que cuando terminara de hacer uso de mi despacho, y de aplicarse ella misma el tratamiento que estimara adecuado, me avisara para poder seguir haciendo yo el mío. Sigue leyendo

Relato Erótico: El Anuncio

relatoanuncioNo sé qué fue lo que me llevó a visitar aquella página de anuncios de contactos, supongo que simple curiosidad, pero el caso es que leyendo lo la gente ofrecía, uno llamó mi atención. Decía algo así como “¿te gustaría que tu mujer tuviese un amante?, ¿te gustaría ver a tu chica con otro y tú solo mirar? ¿te gustaría provocar situaciones morbosas sabiendo que todo está bajo control. Chico de 41 años, limpio, educado, discreto, no cobro ni pago. Solo por placer”.

¿Qué se escondería detrás de un anuncio como ese? Sólo podía saberlo si contestaba y así lo hice. Me dirigí a la dirección de contacto con estas palabras: “yo soy la chica o la mujer de alguien que no sé si querrá verme con otro, pero yo sí quiero, quiero vivir esas situaciones morbosas que ofreces. Si te atreves conmigo a espaldas de mi marido, llámame” y puse mi número de teléfono.   Sigue leyendo

Diario de la Doctora Miss Love: Una cena con postre

cena-con-postreEl otro día quedé con Mitsuki para ir a tomar algo después de un día ajetreado. Mitsuki es una de mis mejores compañeras en el trabajo y solemos compenetrarnos muy bien. Normalmente, con los conocidos que tenemos, solemos ponernos en común para tratar de ayudarlos lo mejor posible y lo cierto es que lo que hacemos suele llamar mucho la atención y surtir más efecto que los tratamientos “base”, esos que enseñan en la carrera.

Por eso es que me gusta quedar con ella después del trabajo aunque es un poco más tímida que yo (y también eso hace que uno se acerque más para, después, si hay algo que no le gusta, decirlo claramente con una lengua afilada que tiene). He visto a muchos hombres pretender algo con ella y salir por patas cuando se pone en modo de femme fatale. Es una mujer con doble personalidad, en serio, porque a veces no te esperas cómo te puede salir. Sigue leyendo

Relato Erótico: Deseo

relato-el-deseoSola, con la camisa abierta y en bragas rosadas. La casa estaba oscura, excepto por aquella habitación donde ella se encontraba. Estaba buscando algo en refrigerador (Un poco de leche, pensé). Llevaba una camisa blanca en la que se marcaban los pezones de sus pequeños pero bellos pechos ¡Y su braga rosa pegada a su cuerpo!

Ver pasar esas nalgas tan cerca y pensar en ellas, ¡Oh, esas nalgas! Las apretaría hasta cansarme, me gustaría depositar mi cabeza allí y dormir; tan suaves al tacto, tan dulces…Pero volvamos al relato. Sigue leyendo

Diario de la Doctora Miss Love: Miedo al sexo

miedo-al-sexo¿Cómo se puede tener miedo a practicar una cosa que ofrece al cuerpo tantos beneficios? ¿Cómo puede estar una persona, en la época en que vivimos, obsesionada con que el sexo no es algo bueno, que solo ha de hacerse en la intimidad del hogar y con la persona que es tu marido, y encima censure porque las mujeres o los hombres hablen o empleen palabras relacionadas con el sexo en la calle? Si, creedme Loves, hay personas así y son cuando yo más me cabreo porque, esas personas, hombres y mujeres, te miran como si fueras el mismo demonio (y lo siento, pero cuando eso pasa lo que hago es que me vuelvo más diablesa y me exhibo más porque no es malo lo que hago, soy consciente de mi sexualidad, de mi cuerpo, y lo exhibo, no para ser tachada de lo que puedas estar pensando, sino porque estoy segura de mi misma). Sigue leyendo

Relato Erótico: En El Probador

relato-en-el-provadorDesde hacía más de medio siglo no se registraba en Europa central una ola de frío tan intensa y en Cracovia estaba siendo especialmente dura con unas temperaturas de unos 30 grados bajo cero aunque esto a Lilka no le impedía andar por su loft, con una potente calefacción y chimenea, en calcetines, braguitas negras y una camiseta blanca de manga corta que le llegaba justo por debajo del ombligo.

Después de estar varias horas delante del ordenador decidió tomarse un descanso. Se fue directa a la cocina y se preparó un chocolate caliente. Camino de vuelta al escritorio se paró en la ventana llena de condensación producida por el frío exterior y el calor de la casa. Limpió con la mano la ventana para poder echar un vistazo al exterior. Pasó su mano por el muslo izquierdo para secársela y sintió un escalofrío que la estremeció e hizo que se apreciaran claramente sus pezones por debajo de la camiseta. Observó sus pechos y soltó una sonrisilla. Al volver a mirar por la ventana lo único que podía ver era un manto blanco de más de un metro de espesor. La calle estaba completamente desierta. Sigue leyendo

Diario de la Doctora Miss Love: Una terapia algo extraña

terapia2Buenas querid@s… Como sabéis, mi trabajo, como el de Mitsuki, consiste en asesorar a parejas o personas solteras acerca de su sexualidad y las relaciones que tiene con otras personas, ¿verdad? Muchas veces os he dicho que podéis contarme lo que queráis porque puedo ayudaros en lo que sea y así hacer de vuestra vida el que seáis un poco más felices.

Pues bien, el otro día en mi trabajo, ya que dicen eso de que Año Nuevo, Vida Nueva, tuve un nuevo “paciente” (odio llamarlo así por lo que prefiero decir que fue un nuevo conocido). Venía asustado y temeroso por lo que fuera a decir ya que, según él, todos le decían lo mismo (supongo que se refería a otros colegas de profesión). El caso es que, al verme a mí, y ver cómo estaba hablándole a la secretaria de mi jefe para que dejara de darme más trabajo (que una no es una diosa en el trabajo y encima no cobro igual), éste casi se da la vuelta para irse… Si no fuera porque lo detuve preguntándole dónde iba, me hubiera quedado sin saber lo que le pasaba y no poder ayudarlo. Sigue leyendo

Relato Erótico: Despertar al amor

despertar_amorCerró la puerta con cuidado intentando no fijarse en sus manos que temblaban un poco por lo que iba a ocurrir en ese momento. Se volvió para encontrarla de pie a su lado, las manos entrelazadas entre sí igual que sus piernas mirando a todos lados con las mejillas enrojecidas. De vez en cuando los ojos lo buscaban a él para desviarse, tímidos ellos, hacia otra dirección. Sigue leyendo

Diario de la Doctora Miss Love: Año Nuevo, objetivos nuevos

Ano-nuevo-objetivos-nuevos¡Buenas Loves! ¿Qué tal estáis querid@s? Espero que bien y que, con la entrada de año, estéis mucho mejor porque como ha comenzado un año nuevo,se supone que tenemos nuevos planes, deseos y objetivos que cumplir durante 365 días del año.

Yo suelo tener una tradición que siempre se ha hecho en mi hogar y es que, el día 1 de enero, pongo en un papel todo lo que me gustaría conseguir en el año, y conforme voy cumpliéndolo, lo voy tachando. Si al final del año lo cumplo, entonces quiere decir que ha sido un año muy provechoso. Y si me falta algo o no cumplo al menos la mitad de lo que he puesto, entonces empiezo a pensar que quizás debería hacer las cosas de otro modo. Es algo que desde pequeña me ha servido para “vivir”, algo que no muchos hacen porque tienen sueños y deseos pero no los llevan a cabo. Entonces, ¿de qué sirve vivir? Sigue leyendo