Relato Erótico: El Desconocido

desconocidoA pesar de ser noviembre, la mañana había amanecido luminosa y con buena temperatura: aunque era una hora temprana, hacía calor. El sol calentaba con fuerza y presagiaba un precioso día de otoño.

La caminata había sido larga e intensa y, como casi todos los días, paró un poco en su rincón preferido a disfrutar de las vistas mientras descansaba. Estaba sudando y tuvo una idea. Comprobó que no había nadie alrededor y decidió darse un baño. Bajó hasta las rocas y se despojó de su ropa dejándola al abrigo de miradas y de las olas. Sigue leyendo

Anuncios

Relato Erótico: En El Probador

relato-en-el-provadorDesde hacía más de medio siglo no se registraba en Europa central una ola de frío tan intensa y en Cracovia estaba siendo especialmente dura con unas temperaturas de unos 30 grados bajo cero aunque esto a Lilka no le impedía andar por su loft, con una potente calefacción y chimenea, en calcetines, braguitas negras y una camiseta blanca de manga corta que le llegaba justo por debajo del ombligo.

Después de estar varias horas delante del ordenador decidió tomarse un descanso. Se fue directa a la cocina y se preparó un chocolate caliente. Camino de vuelta al escritorio se paró en la ventana llena de condensación producida por el frío exterior y el calor de la casa. Limpió con la mano la ventana para poder echar un vistazo al exterior. Pasó su mano por el muslo izquierdo para secársela y sintió un escalofrío que la estremeció e hizo que se apreciaran claramente sus pezones por debajo de la camiseta. Observó sus pechos y soltó una sonrisilla. Al volver a mirar por la ventana lo único que podía ver era un manto blanco de más de un metro de espesor. La calle estaba completamente desierta. Sigue leyendo