Relato erótico: LA VECINA DE ENFRENTE (III Concurso Dolce Love)

enfermeraUna música se escuchaba al otro lado del rellano mientras miraba por el ojo de la cerradura, detrás de la puerta su hermosa vecina se iba quitando, poco a poco, el uniforme de enfermera, estaba de espaldas, ante el espejo, contoneándose al compás de esa música tan sensual, sus curvas se balanceaban voluptuosas a derecha e izquierda y de arriba a abajo, en ambos sentidos, con gracia y elegancia, ante un gato negro que asistía atónito al espectáculo. Por un momento, se dijo que no debía espiar así la intimidad ajena, sólo se habían saludado un par de veces en la escalera del primer piso, suficiente para llamar su atención; pero lo que realmente le hizo agacharse para mirar por la cerradura fue ese bolero de Ravel que sonaba cada vez que pasaba al lado de la puerta. No podía ser casualidad, quizás debería llamar a la puerta y ver qué sucedía. Finalmente desistió de tal idea, atravesó el pasillo, metió la llave en la puerta de enfrente, entró en su apartamento y echó el cerrojo.
Allan sabía que su vecina vivía sola por el buzón de la entrada, se llamaba Sarah Coretti, si, le había impresionado lo que había visto, pero pasaron varios días sin que volviese a verla, el bolero de Ravel dejó de sonar al pasar por el rellano, algunas veces su gato maullaba sin cesar, encerrado y abandonado por su dueña, durante toda la noche. En aquel viejo piso de alquiler, situado en la segunda escalera del número dos de Miller Street, frente a la estación Victoria, los inquilinos iban y venían con frecuencia. El clima frío y húmedo al final del otoño no favorecía las relaciones sociales, la gente prefería permanecer en sus casas sin salir a la calle después del trabajo, muchos tenían profesiones liberales y llevaban una vida independiente y solitaria, aunque en una ciudad en la que conviven dos millones y medio de desconocidos como Manchester siempre había centros comerciales y lugares de ocio, pero todo ese gentío no hacía sino acentuar la sensación impersonal del individuo diluido en la masa, donde nadie se preocupaba por nadie, las relaciones eran poco profundas, eso también tenía sus ventajas para los que preferían el anonimato y pasar desapercibidos sin que nadie se metiera en sus asuntos. No se podía esperar mucho más de una ciudad en la que el barrio gay era el más animado. Sigue leyendo

Anuncios

Diario de la Doctora Miss Love: Porque te quiero mucho, mamá


dia-de-la-madreHoy es un día especial. El día de las madres y, aunque se diga que este día es solo para las mujeres que han tenido hijos, yo pienso que es el día de todas porque, las mujeres, todas nosotras, tenemos una parte de madre, no solo de hijos, sino también de otras personas. Por ejemplo, ¿acaso una hija no cuida a su padre y a su madre cuando están mayores? ¿No cuidan las mujeres a sus amigos cuando están enfermos? ¿No intentan educarlos cuando se equivocan esos amigos o meten la pata? Pues eso, para mí este día es como el día de las mujeres porque las mujeres somos madres, aunque sea de una misma.

Sé que en otros países se celebra otros días y otros meses pero como en España se conoce este pues es cuando yo lo suelo celebrar, que para eso soy española, al menos conservemos una tradición antes de cambiarla por las modas. Si tú, querid@ que me lees, no lo celebras este día no pasa nada, puedes leer lo que escribo ahora y después el día que se celebre, así seguro que puede recordarte o, quién sabe, darte algunas ideas. Sigue leyendo