Relato erótico: Ojos verdes (III Concurso Dolce Love)

para-encuentroEn el Hotel La Morada de Juan de Vargas leyendo el libro de Tolstoi la guerra y la paz En el sofá esperando a Maria, la chica de mis sueños toco la puerta y abrí
Rápidamente. Estaba ansiosa de carisias se le veía en sus ojos verdes coquetones.
La tome de la cintura y la abrace. Y ella me correspondió sensualmente con otro beso. Pregunto:
.- ¿Y ese libro de que trata?
.- De príncipes vizcondes y monarquía Ana Pavlovna y el príncipe Andrés, una historia de amor, la familia imperial y la gerra

Luego fuimos a la cama encendidos por la pasión, lentamente nos desprendimos de toda la ropa. Me miro de nuevo con sus ojos verdes Hicimos el amor hasta llegar al éxtasis. Después, tomamos champan, para conmemorar el momento tan hermoso vivido, luego preparamos la cena y amanecimos juntos hasta llegar el sol, ella era de tés morena clara. Sus Labios carnosos canela y esos hermosos ojos verdes Encendían el deseo de cualquier hombre en esta pecaminosa tierra, y su cuerpo de hembra llamaban al erotismo. Apenas terminamos, volvía hacerlo de nuevo, su pasión no tenia limites verla sin ropa levantaba la pasión. Fue una noche de derroche de tangas y copas, y cansados de el idilio nos refrescamos en la ducha más despacio.

Ayer por la noche volvimos a hacerlo en e l cuarto y, en lugar de salir permanecimos y volvimos de nuevo a leer el libro, como siempre con la misma pasión que mi interior no creía. Como esto ocurría, era evidente, que amaba la lectura y se había acostumbrado a mis carisias, y mi manera de amarla con lívido deseo. Así volvía cada noche cada día viciada por el amor sin control de su cuerpo moreno y caliente que encendía mi pasión hasta estropearme el sueño. Cada página del libro lo vivió con la pasión y el sexo, Me levanté, y tome una copa de whisky. Celebre tanto amor desgastado me dirigí a la suave cama.

.- ¿Qué te pasa?
–me pregunto,
¿Ya estas cansado?

De amarme ven descansa sobre my cuerpo conmigo soñaras con esa historias
Del libro Tolstoi la guerra y la paz
Una brisa leve envolvió mi cuerpo y dormí.

-hola
–Saludo Ella.
-¿vas a desayunar conmigo amor?
-Sí. Quien podría despreciar tan bella rosa perfumada como eres tú mi amor,
tus bellos ojos verdes Luego yo le comente que pronto terminarían de leer el libro y Mis Vacaciones, tendría que trabajar. Se me acercó y me susurro seguiremos viéndonos.

-lo haremos siempre cada vacaciones.

La calle estaba vacía el tráfico era poco en la ciudad y en my casa
Me esperaba my esposa. Al llegar me abraso y solo me hacia recordar aquellos
Momentos de pasión de aquella chica de cuerpo moreno e insaciable
Unos besos mentirosos hipócritas, le regale y eludiendo cualquier fantasía erótica, la deseche fingiendo un cansancio insistente mira te he traído este libro luego mi esposa se acostó, y
Al caminar hacia la habitación la veía ella. E hicimos el amor. Aunque era su cuerpo en my mente estaba ella.

Fue un viernes en el trabajo cuando recibí la llamada con voz melodiosa.
-hola
-¿Cómo has estado amor?
-Sí. Quieres
Podría ir a tu oficina para que me leas ese libro

Un poco de lo nuestro., eran las seis de la tarde cuando apareció. Con aroma de Chanel vestido apretado corto, que no dejaba nada para la imaginación, cerró la puerta, de la oficina y me abraso. Toco todo mi cuerpo y justo cuando la puse sobre el escritorio, tocaron la puerta. Sigiloso me apreste a abrirla y un balde de agua fría cubrió mi cuerpo, era mi esposa Salí despavorido de la oficina, no sabía que inventarme cerré la puerta, pero ella sospecho.

“porque cerraste la puerta solo vengo a visitarte…”,
-¿hay alguien contigo?
-no. Como crees amor
Abre la puerta entonces

Que sorpresa Al abrir la puerta. La oficina estaba vacía solo un aroma a chanel, había en el ambiente Esposa pregunto por el perfume de Chanel le dije que venía de la calle, mientras miraba por la ventana hacia la calle. Maria caminaba cadenciosamente con su vestido apretado su aroma, de Chanel voltio hacia mi
Y sonrió mientras, me miraba con sus ojos verdes my mujer confundida me pedía perdón
-¿estás enojado?
-no. amor
Perdóname por ser tan celosa.

Calun4

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s