Diario de la Doctora Miss Love: Beso o sexo. El día de San Valentín

san-valentinAy Loves, hoy es un día muy especial, es San Valentín, y yo hoy me siento especialmente querida por alguien… ¿Queréis saber por qué? Resulta que, cuando he llegado a la consulta, porque hoy me tocaba guardia a mí (menos mal que es hasta las dos, ni loca pensaba yo quedarme el día de San Valentín trabajando todo el santo día) pues me he encontrado con un enorme ramo de rosas, con lo que me gustan.

El problema es que no viene quién las envía y no sé cuál de los ligues que tengo habrá tenido ese detalle porque ahora mismo puedo decir que todos son así de cariñosos y me regalan algunas cositas (no penséis mal, cositas baratas que tampoco yo voy dejando que ellos me compren como si con ello se ganaran más mi afecto).

¿Os ha pasado alguna vez que os habéis encontrado con un regalo pero no sabéis de quién es? Pues así me encuentro yo ahora. Puede ser de ellos, o de cualquier con los que he estado, o incluso un admirador secreto con el que no he estado. Sigue leyendo

Anuncios

Relato Erótico: Galletas de San Valentín

galletas-de-san-valentinHabía salido tan rápido de casa ese día que no había tenido tiempo ni de ver el día en el que estaba y ahora se encontraba en esa situación, intentando pensar qué iba a regalarle a su pareja por el día de San Valentín. Y no era que no tuviera ideas, pero quería que fuera algo especial y se había olvidado por completo.

Normalmente el regalo consistía en unas galletas de chocolate que ella misma hacía pero ese día, con la reunión de negocios que tenía, iba a llegar mucho más tarde a casa y seguramente estaría él allí, con lo que no podía hacer nada. Suspiró deprimida porque no quería regalarle algo material y tuvo que centrarse en el trabajo cuando le llamaron la atención por tercera vez. Sigue leyendo

Diario de la Doctora Miss Love: Un San Valentín que se acerca

se-acerca-san-valentinAinss… Dentro de unos días es el día de San Valentín, un día que, desde que soy como soy, ha supuesto volver a casa con varios regalos tanto de la oficina donde trabajo como de algunos lugares a los que suelo ir, y eso si no me encuentro con alguna sorpresa nada más llegar a casa.

Que aún me acuerdo el año pasado cuando uno de mis ligues se plantó delante de mi casa para felicitarme el día con una rosa roja, mi favorita, por cierto, y por supuesto, intentando otra cosa que no tenía un gesto tan dulce, creo que mis queridos ya saben a lo que me estoy refiriendo. Sigue leyendo