Relato Erótico: El Desconocido

desconocidoA pesar de ser noviembre, la mañana había amanecido luminosa y con buena temperatura: aunque era una hora temprana, hacía calor. El sol calentaba con fuerza y presagiaba un precioso día de otoño.

La caminata había sido larga e intensa y, como casi todos los días, paró un poco en su rincón preferido a disfrutar de las vistas mientras descansaba. Estaba sudando y tuvo una idea. Comprobó que no había nadie alrededor y decidió darse un baño. Bajó hasta las rocas y se despojó de su ropa dejándola al abrigo de miradas y de las olas. Sigue leyendo

Anuncios