Diario de la Doctora Miss Love: Buscando al príncipe azul desesperadamente

¡Qué daño ha hecho Disney! Lo sigo diciendo aún a mis años, y porque en televisión, y en dvd, se siguen viendo y vendiendo las películas en las que las mujeres esperan a un príncipe azul. ¡Y de esos no hay!

Ainss, hoy estoy un poco cabreada porque hay una chica que viene a mi consulta. No tiene los treinta años y ya ha estado deprimida por culpa de las relaciones sexuales. ¿Y por qué? Porque busca al príncipe azul desesperadamente y no se da cuenta de que eso solo existen en las novelas y en las películas y series, la realidad es otra completamente distinta.

A ver, no estoy diciendo que no haya príncipes azules en la vida real. Pero hay poquísimos y lo que más te encuentras son sapos verdes. Por eso es que es imposible que una chica pueda encontrarlo tan fácilmente.

Y ahora me dirás, ¿qué pasa porque lo busque? Pues nada, y todo. Cuando eres una mujer que busca un ideal de hombre y ves que no lo hay, ¿qué haces? Te deprimes, piensas que no vas a encontrar el amor, piensas que el problema eres tú y, al final, a quien le echas la culpa de todo es a ti misma. Y eso no me gusta nada.

De hecho, me siento un poco reflejada en esa chica porque yo también me sentía así cuando era más joven. Siempre estaba ilusionada con encontrar a mi príncipe azul, con encontrar a un hombre caballeroso que me protegiera, que me quisiera y amara en cuanto me viera. ¿Y qué nos encontramos cuando salimos? Babosos que van a ver si meten su herramienta, a hombres que solo quieren el polvo de una noche, a hombres que te engañan con la primera de turno, a hombres que se toman su tiempo y te conocen. Pero de esos últimos no hay muchos. Como dice mi paciente: esos están ya cogidos y amarrados.

Me hace gracia saber que ella tiene claras sus metas y objetivos en otros temas pero, en cuestión de amor, decae por completo. No es fea, ni mucho menos. Pero el hecho de no encontrar el amor está haciendo que tire la toalla. Por eso digo que Disney ha hecho mucho daño.

Hace un tiempo quise preguntar entre mis amigas lo que ellas buscaban en un príncipe azul y, ¿sabéis qué? Todas respondieron que buscaban uno con las características de los príncipes de Disney. Pero me llamó la atención que, además, le daban unos calificativos más: chulo, algo machista, prepotente,… Vamos, que les gustaba el malo de la película, que no fuera un cachito de pan sino el malo. Y yo me pregunto, ¿realmente las mujeres nos sentimos atraídos por ese trasgresión de las normas? El resultado que saco es que sí.

Quizá sea una tontería mía pero, entre un hombre bueno con buen corazón, y un hombre malo, con buen corazón en el fondo, escogemos el segundo, quizá porque soltamos más adrenalina, quizá porque nos gusta más. No lo sé. Pero también ese segundo nos da más problemas en la vida real.

Sea como sea, mi paciente tiene un problema importante, aunque no lo creas. Y bajarle los pies a la tierra no es fácil porque sería hundirla más. Sé que muchas mujeres quieren que se hagan realidad muchas escenas de películas, de series o de libros. Pero hay que ser realista, eso solo ocurre en la ficción; pocas veces la realidad se acerca.

Mis consejos en este sentido son:

  • Intenta ser realista. No hay príncipes azules, y si los hay, intenta conocerlo, porque puede ser un sapo disfrazado.
  • Sé tú. No intentes ser otra persona. Muéstrate de manera natural. Si le interesas, se fijará en ti. Si no, ¿qué importa esperar? El amor no tiene edad.
  • No te deprimas. El amor tiene muchas manifestaciones, ¿por qué tiene que ser con un hombre? ¿No puede haber amor entre mujeres, en la familia, entre animales, etc.? ¡Si hasta puedes amar a los juguetes eróticos! Te contaré algo, hace un tiempo vi una frase que me hizo reír: “cuando mi consolador me diga “buenos días, cariño, espero que hayas dormido bien y que el día vaya genial”, los hombres lo tendrá difícil”. ¡Y es verdad! Un consolador hace muchas cosas que hace un hombre, y siempre está predispuesto, no te da pelea y tú lo quieres o lo apartas de la cama.
  • Olvídate de príncipes. Mira a las personas como son, no con ideales estúpidos. No te llevan a nada.

Recuerda que las fantasías no pueden hacerse realidad, así que mira con otros ojos (y no te estoy diciendo que te quedes con lo primero que pase, ojo).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s