Diario de la Doctora Miss Love: Ese desconocido dolor en el momento más incómodo

Hoy os quiero contar algo que me pasó hace algunos años. Es algo personal pero que he vivido también con pacientes y, obviamente, su caso era más difícil.

Veréis, hubo un tiempo en que el sexo para mí no era algo tan habitual en mi vida. Digamos que me tiré varios años sin relaciones sexuales. Y, cuando por fin volvió a dar guerra, en ese sentido, el dolor también llegó.

Me explico. Cuando tienes relaciones sexuales, después de un tiempo sin hacer nada, la zona está más estrecha y eso hace que, a la hora de la penetración, duela. Yo lo sabía, así que el dolor no me vino por sorpresa, sino que intenté manejar la situación y predisponer a mi pareja en ese momento para que me diera tiempo y asimilara que necesitaba ir con más cuidado. Pero, ¿y si ocurre cuando una persona empieza a dar rienda suelta a su sexualidad?

Aunque no lo creas, hay mujeres con este problema. Y es tan sencillo de explicar como sentir dolor a la hora de la penetración. Da igual que la pareja lo haga suave, y despacio; o sea un bruto. El dolor se mantiene porque no se hace nada por aliviarlo. De hecho, eso lo único que provoca es que cada vez se tengan menos ganas de sexo. Y menos ganas de querer estar con la pareja porque se sufre con ella.

Por la consulta han pasado mujeres con este problema, algunas desesperadas porque realmente estaban enamoradas y temían perder a sus parejas. Y siempre les he contado mi caso. Porque pueden identificarse, no al cien por cien, pero al menos sí en un cuarenta por ciento.

¿Qué se hace cuando se siente dolor en la penetración? Pues lo primero es hablar con la persona. Normalmente, cuando pasa, se deja el sexo y cada uno por su lado, pero como es una situación incómoda y de la que no quieres hablar, pues haces como que no ha pasado. Pero si se repite, empiezas a pensar que tu cuerpo te está diciendo algo. Y que quizá no estéis hechos el uno para el otro. Cuando el realidad el problema es más tuyo que de otra persona. Se trata de un mecanismo que tiene tu cuerpo para “protegerse” de algo que puede darte miedo.

De hecho, el dolor a menudo suele ser la manifestación del miedo al sexo (sí, eso que os expliqué en otra ocasión). E igual que ocurre, también se puede curar. En este caso, la curación podríamos decir que es muy placentera porque, para ayudar a que no se sienta dolor en la penetración, se utilizan diferentes consoladores, de varios tamaños, para ir acostumbrando a la vagina a sentirse abierta. Y aunque pienses que es fácil eso, en realidad no, porque no tienes que lidiar solo con lo que sientes ahí abajo, sino también con lo que sientes arriba.

En este caso, contar con la pareja para mí es imprescindible. Tiene que entender lo que te pasa y ser paciente ya que, en ocasiones, para nosotros la pareja se convierte en un pilar y, si nos rechaza, se puede crear un trauma peor (hasta tal punto de no querer mantener relaciones sexuales nunca).

Junto a eso, y el uso de consoladores, el hecho de los masajes entre la pareja ayuda un poco a desinhibirse y a hacer que se sienta mejor esa persona. Además, se consigue que se relaje porque la relación sexual se basa más en caricias, besos y abrazos, en conocer el cuerpo de la otra persona o en satisfacerlo de otro modo (oral, anal en algunas ocasiones). Porque a menudo pensamos que solo el sexo vaginal es sexo de verdad.

Pero para que os hagáis una idea, si a mí, que soy profesional de esto, sé lo que es sentir ese “dolor”, imaginad multiplicado por lo que sería una disfunción sexual. Lo que sí os puedo decir es que se cura, y que no tenéis que vivir atormentadas. Solo hay que ponerse en contacto con alguien experto y tener fuerza de voluntad para lograr ese objetivo: disfrutar del sexo sin dolor. Porque no debe doler (algo que muchas veces se piensa de manera errónea).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s