Diario de la Doctora Miss Love: ¡Hey, Speedy! No explotes tan rápido

Ay, Dios… En serio. Hay ocasiones en las que una prefiere quedarse en la cama y que el adonis que tiene al lado le haga el desayuno. Pero hoy tenía que ver a uno de mis pacientes y, claro, una se debe a ellos (mentira, me debo a mi dinero que es el que paga mi vida, pero como queda muy mal, mejor lo obviamos).

El caso es que, después de remolonear un poco y disfrutar de las mieles de un buen despertar, en todos los sentidos, lo que menos quería era lidiar con una persona que tenía problemas. Pero si podía solucionarlos, genial. Y claro, fue verme mientras esperaba en la sala y… Bueno, no sé cómo explicarlo de una manera educada, porque lo que se dice educada, educada… Digamos que el pobre hombre, al verme cómo iba, y destilando las feromonas y la satisfacción de estar bien… servida, se encendió. Y este hombre no puede hacer eso, que se me calienta demasiado.

Total, que el pobre tenía cita y tuve que esperar diez minutos a que fuera al baño y arreglara el problema. Mira que los hombres lo tienen difícil; eso de que sean capaces de excitarse en diez segundos y solo con mirar lo va a matar.

Y es que ese es el problema que tiene, que es un eyaculador precoz, mucho, y eso le hace tener una vida sexual prácticamente nula porque no es capaz de controlarse.

 

No es la primera sesión a la que asistía, ya me conoce y sabe que siempre voy bien vestida y provocadora. Pero supongo que esa mañana iba demasiado para él, eso o que empezar el día de una forma tan placentera hace que una vaya al trabajo de otra manera.

El caso es que entró en el despacho y, después de pedirme perdón no se cuántas veces, empezamos a hablar de sus ejercicios. Le había pedido que intentara masturbarse él solo mirando algunas fotografías o vídeos y que estuviera pendiente del tiempo. Y los tiempos no eran buenos. Bueno, si era para presentarse a una maratón, sí, pero no precisamente para lo relacionado con el sexo.

No esta saliendo bien esa terapia porque el problema residía en que duraba menos de cinco minutos, en ocasiones menos de dos, lo cual era grave. Y aunque le había pedido que intentara resistirse, no había forma de que parara una vez estaba muy excitado. Así que tuve que pedirle que acudiera también a un médico para tomar medicación.

Días después volvió a venir, más desesperado si cabe. Él está soltero ahora mismo pero hay una mujer que le gusta y con la que querría tener algo más. Pero, ¡cómo si no podía mantener su bragueta seca! Ojo, que son palabras de él, no mías.

Pensar en ayudar a que una persona no sea eyaculador precoz no es fácil pero yo soy la de los imposibles. Así que, teniendo la baza de una mujer que le gustaba, le dije que intentara centrarse en ella, que la imaginara y que, cuando notara que estaba muy excitado, pensara en otra cosa. Al principio le costó, pero oye, de pensar en una mujer en ropa interior a decirle, de golpe y porrazo, que esa mujer tiene bigote y se transforma en un hombre con su herramienta lista para penetrarle… Digamos que le bajé toda la excitación. ¡Pero en mi defensa diré que conseguí lo que quería!

Mi objetivo era que se diera cuenta que, si podía controlar su mente y la imaginación que tenía, podía controlar su cuerpo. Lo que necesitaba era salir de esa zona que era la excitación para aguantar. Obviamente, no iba a ser nada fácil, pero oye, tenía por dónde empezar. Y además, era una forma de hacer ejercicio para él y de controlar su cuerpo.

Ahora llevamos más sesiones pero, ¿sabes lo mejor? Pues que ahora viene con esa mujer, que también ayuda a conseguirlo. Eso sí, ninguno de los dos le hemos dicho que los ejercicios que le proponía eran con ella como protagonista (porque cualquiera desvela eso). Pero sé que él sigue pensando en esa imagen que le puse de primeras cuando se nota demasiado “apurado”.

Y ahora yo me voy a casa, que a veces las consultas se vuelven demasiado agotadoras… Ya te contaré, ya…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s