Diario de la Doctora Miss Love: Un San Valentín que se acerca

se-acerca-san-valentinAinss… Dentro de unos días es el día de San Valentín, un día que, desde que soy como soy, ha supuesto volver a casa con varios regalos tanto de la oficina donde trabajo como de algunos lugares a los que suelo ir, y eso si no me encuentro con alguna sorpresa nada más llegar a casa.

Que aún me acuerdo el año pasado cuando uno de mis ligues se plantó delante de mi casa para felicitarme el día con una rosa roja, mi favorita, por cierto, y por supuesto, intentando otra cosa que no tenía un gesto tan dulce, creo que mis queridos ya saben a lo que me estoy refiriendo.

Y es que San Valentín se ha vuelto tan frívolo… Echo de menos esa época en la que el día de los enamorados se veía como tal, donde no hacían falta regalos caros, o ni siquiera regalos, donde las parejas hacían algo especial por la otra persona, algo tan simple como pasar de tiempo con él o ella. O prepararle la comida favorita, o un desayuno. ¡Lo que fuera!  No, ahora las cosas son demasiado comerciales y claro, una se acaba cansando.

Y si, tengo un lado romántico que suele aflorar cuando se acerca este día porque una echa de menos que existan hombres de los de antaño (si, vale, se que se extinguieron con los dinosaurios, pero oye, que a lo mejor queda alguno). Además, ¿piensas que la gente sabe la verdadera historia de San Valentín? ¿La sabes tú querid@?

La verdadera historia de San Valentín es la de un sacerdote que decidió, en la época romana, desafiar a un Emperador que se quería creer Dios y prohibió el casamiento para que los hombres no tuvieran nada ni a nadie cuando se iban a la guerra y lucharan con ferocidad (ya que, si morían, no les esperaba nada). Pues bien, este sacerdote casaba a las parejas que así lo querían y cuando lo apresaron se negó a renunciar a su fe al cristianismo y a dejar de casar a las parejas. Por eso fue asesinado, por decirlo de algún modo. Y esa muerte se produjo el 14 de febrero. De ahí que el día de los enamorados se celebra ese día que es como rendir tributo a una persona que creía en el amor de las parejas y que trató de hacer todo lo posible para que éste triunfara sobre los deseos terrenales.

Pero bueno, que las cosas cambian y es normal que lo hagan, solo que a muchos nos gustaría que San Valentín fuera diferente. A Mitsuki en cambio no… Jejejeje, a ella le encanta esta fecha porque suele tener algún regalito y después una noche movida. De hecho yo me he ido de fiesta algunos años y he disfrutado como una cría. Es tremenda cuando se lo propone.

¿Y yo? ¿Qué haré? Pues no se… Me encantan los bombones y seguro que alguien me regala alguna caja, también flores. De hecho para ese día he visto en la agenda que vendrá uno de mis pacientes favoritos (está como un tren) y no se… Quizás y me divierta en esa hora que tengo que con él… Profesionalmente claro, que no hay que mezclar una cosa con la otra. Aunque si después de la cita salimos a tomar algo y de una cosa pasamos a la otra… Mmm, tendría que pensármelo.

Algo que me suelo preguntar algunas vez es si todas las mujeres, o los hombres, reciben regalos “normales” el día de San Valentín. Veréis, es que uno de los años, el regalo que yo recibí por San Valentín fue algo insólito: una reunión tuppersex. Si, si, una de mis amigas me invitó a una reunión de esas pero sin decirme nada. Me envió una tarjeta especial donde me citaba ese 14 de febrero en un lugar que no era su casa y me pedía que acudiera sin falta, que no podía no ir. Y claro, mi amiga no suele ser de esas y cada vez que le sacaba el tema se ponía a la defensiva y no quería decirme nada, mucho menos cuando su marido estaba delante.

Así que llegó el día, me fui allí y me encontré con algunas otras chicas que habían recibido la invitación pero sin saber nada más. Cuando abrió ella la puerta y vimos que dentro había una mesa con un montón de juguetes eróticos, un lugar con alguna ropa de lencería y una mujer presidiendo el lugar no tuvimos dudas. Pero eso sí, después nos pidió perdón por lo que había hecho.

La verdad es que me lo pasé muy bien e incluso compré varios juguetes que nos comentó la asesora y que puedo decir que decía la verdad, disfruté mucho con ellos. De hecho, en esa época tenía pareja y puedo decir que también él disfrutó tanto que estuvo unos cuantos meses que no había forma de que se olvidara de ello en nuestras relaciones (aunque, a su favor he de decir que era imaginativo a más no poder).

Pero a ver lo que me depara este San Valentín, creo que al final iré a esa fiesta que celebran en el barrio donde vivo. Quizás pueda encontrar alguna “diversión” por allí.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s