Relato Erótico: Juegos Preliminares

juegos-preliminares          – ¿Estás segura de esto? – Preguntó él dejando que ella lo sentara en el sofá donde, delante del mismo, había una mesa baja con un tablero y varias tarjetas, fichas, unos dados y algunas cajas que no sabía de dónde habían salido.

          – Si, estamos solos, no nos va a molestar nadie. Los teléfonos están apagados, la llave de la puerta echada y no hay vecinos. Tenemos todo para nosotros y quiero jugar a esto.

          – Dicen que esos juegos se hacen aburridos… – Masculló él mirando con mala cara el título del juego de mesa… “Atrévete”. ¿Sería uno del tipo “Verdad o Reto”? ¿Iba a tener que contarle la verdad o hacer lo que ella quisiera? No estaba demasiado dispuesto.

          – No seas tan quisquilloso cariño, tú relájate y diviértete. – Le replicó ella aflojándole el nudo de la corbata, desabrochando un par de botones de su camisa y quitándole la chaqueta. – ¿Estás preparando? Una vez empiece la partida las normas dicen que no se puede volver atrás, ni dejarla a medias, hay que llegar hasta el final, si no, no cuenta.

          – Vale, lo que tú digas. Pero que conste que no tengo muchas ganas.

Ella resopló y se puso de rodillas al lado de la mesa. Cogió los dados y se los ofreció a él tirándolos. Un siete y un tres. Volvió a cogerlos y esta vez los tiró ella de nuevo, un cuatro y un cinco, lo que quería decir que él saldría primero. Colocó las piezas que los representaban a cada uno, un pequeño pene en verde para él y una vagina rosa para ella y le ofreció con una sonrisa traviesa los dados.

Él echó hacia atrás los ojos y tiró los dados. Hizo avanzar su ficha las 7 casillas que le correspondían y leyó el mensaje: “Dale un beso a tu pareja (en la boca. Con lengua).” Lo especificaban bastante bien, hasta tenía un dibujo de los labios comiéndose.  Se giró hacia ella y la besó, al principio sin hacer nada, pero después, despertando la pasión, envolviéndole los labios con su lengua y atrapándola con los dientes, haciendo que abriera la boca para pedirle más de ella… Un pitido hizo que perdiera la atención y se fijara en un pequeño aparato del que salía ese instridente sonido.

          – ¿Qué cuernos?

          – Hay un tiempo para hacer cada cosa. – Contestó un poco airada. Tenía las mejillas sonrosadas y los labios hinchados, que ahora se calmaba con la punta de su lengua. Él solo quería volver a besarla… – Me toca. – Dijo de pronto apartándose un poco de él.

Tiró los dados y contó las casillas hasta llegar a una donde ponía: “Coge una tarjeta”. Cogió la primera y leyó en voz alta: “Toma un poco de alguna bebida y échalo sobre el cuerpo de tu pareja. Recuerda limpiar bien para que no le quede nada”.

Los dos se miraron y ella fue a la cocina de la que salió, después de un “plop” que había sido al descorchar la botella, con una copa de sidra en la mano.

          – Quítate la camisa, por favor.

Hizo lo que le pedía y se recostó en el sofá mientras ella se subía encima de él y tomaba un sorbo pequeño del alcohol para ir dejando que cayera de su boca por el pecho de él, recogiéndolo rápidamente para que no manchara mucho, y lamiéndolo con la boca. Los ojos de ambos conectaban a veces y el pecho de él, junto con otro lugar más inferior, se iba elevando cada vez más.

De nuevo el sonido del tiempo hizo que tuvieran que separarse y, ésta vez, él tiró lo más rápido que pudo. Un tres lo llevó hasta la casilla de las tarjetas y cogió la siguiente.

          – ¡Mierda! – Blasfemó.

          – ¿Qué pasa? – Preguntó curiosa. Echó un vistazo a la tarjeta: “Tu hombre se desnuda y se pone un pañuelo en el miembro. Prueba a ver si tiene una erección con solo mirarte hacer algo sensual”.

Ella se echó a reír y lo miró divertida.

          – ¿Qué tiene de malo?

          – Que juegas con ventaja.

          – ¿Por?

Él se bajó los pantalones y, a pesar de su ropa interior, era más que visible la erección que tenía en ese momento. Los ojos de ella se abrieron de par en par mientras se mordía el labio inferior.

Mitsuki

Si quieres participar en esta sección y enviarnos relatos eróticos para que sean publicados puedes hacerlo. Solo tienes que mandar un mail a doctoramisslove@gmail.com y lo publicaremos. Anímate a dar a conocer tus escritos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s